Seguramente has escuchado hablar alguna vez de la alineación de chakras o la expresión repetir algo como un mantra. Hemos integrado prácticas milenarias en nuestro vocabulario. Aun siendo parte de nuestra vida en forma de palabras, pocas personas saben a qué se refieren. 

La palabra Chakra significa rueda o círculo en sánscrito, una conexión entre nuestro plano físico, mental y espiritual. Estos se reparten a lo largo de la columna vertebral, en seis puntos según los libros sagrados del hinduismo o en siete puntos según la teosofía (a partir del s. XX) que menciona un chakra invisible en la cabeza. 

Cada uno de estos siete puntos están unidos a un elemento, una emoción, un color y una zona del cuerpo. Dentro de los conocimientos ancestrales, nos encontramos más de una con prácticas que conectan los aspectos físicos y mentales de los seres humanos.

En el caso de los chakras, la energía que viaja a nuestro alrededor y dentro de nosotros se puede canalizar. Con diferentes practicas podemos amentar su flujo o estabilizarlo. De esa manera, con una corriente de energía en un punto en concreto, se puede mejorar ese aspecto dentro de nuestro bienestar integral.

Para entenderlo mejor, tendríamos que hablar de cuáles son esos siete chakras. Si empezamos por el primer chakra, también llamado Muladhara, estaríamos en la zona de la columna vertebral. Es considerado el chakra raíz ya que es el más cercano a la tierra. Este, además, es su elemento representativo a la par del color rojo. Las emociones que se vinculan con el son las de supervivencia, energía física y volutad.

Subiendo unos centímetros, no encontramos con el segundo punto energético. También llamado Svadhisthana, se encuentra en la zona pélvica. En este caso, su elemento es el agua y su color el naranja. Las emociones que fluyen si este centro está abierto son las de energía sexual, la alegría y el disfrute de la vida.

El tercer centro, conocido también como el chakra del plexo solar o Manipura, se localiza justo debajo del ombligo. Su energía se relaciona con la estima, los limites saludables y la energía vital.  Se representa con el fuego, el color amarillo y junto a los dos anteriores forman el grupo de Chakras Inferiores.

Los tres chakras inferiores son los más vinculados a nuestro ser físico o material y su vibración es más lenta que los superiores.

Y con tres más, son siete

Los centros energéticos inferiores alimentan y canalizan la energía vital hacia los tres superiores. Este intercambio se realiza mediante el cuarto chakra. Con el nombre de Anahata y conocido como el chakra del corazón, se encarga de sintonizar la energía del amor, la compasión, la confianza y la pasión. Su color verde y el elemento aire terminan de caracterizar este centro que conecta los chakras inferiores con los superiores.

Cuando se habla de los tres centros en la parte de arriba del cuerpo, se habla de nuestra energía espiritual. Del pensamiento, la conciencia o inspiración.

El quinto o Vishuddha, está situado en la base de la garganta, dándole el nombre también del chakra de la garganta. Representado con el color azul y el elemento cosmos tiene la capacidad de energizar nuestra inspiración, creatividad y comunicación.

El centro energético encontrado entre las cejas es quizás uno de los mas representados en la cultura artística. También llamado Ajna y representado con el color índigo. En muchas películas o libros muestran a una persona poderosa con un tercer ojo en la frente. Y la base de esta información esta en estos conocimientos, ya que este chakra se caracteriza por darte un poder de conciencia y concentración que te permite ver cosas que no todos pueden ver.

Al igual que el ultimo y séptimo, situado en la coronilla y también llamado Sahasrara, no está representado por ningún elemento, pero su color es el blanco, ya que aumenta tu energía espiritual e iluminación

Alza la voz y trasmuta

Cada chakra tiene su propio tono vibratorio, que aumenta a medida que se trabajar en ellos. Uno de las actividades mas usadas para abrir y canalizar esta energía es la de usar el poder sanador del sonido.

Y de una forma sencilla se puede ver la conexión entre los sonidos de la naturaleza y cada centro energético. El sonido relajante de las olas del mar puede aumentar tu energía sexual y habilidad en aspectos sociales e íntimos.

Pero este no es el único sonido que puede ayudarte en canalizar y aumentar la energía. Dentro de las prácticas de meditación se encuentra los mantras sanadores. Cada uno ligado a los centros energéticos y con un uso especifico.

Como hemos hablado con anterioridad, el sonido tiene un poder sanador que se trasmite a través de sus ondas. Al igual que los estímulos auditivos recibidos del exterior, nuestra voz resuena a través de nosotros con el mismo poder de trasformación.

Articulo relacionado: La Cimática también empezó con un Bang

 

El poder relajante de tu propia voz

Cuando se habla de rezar o recitar mantras, se le suele dar un significado ligado a las emociones. Mas allá de la religión o cultura, si alguien te dice que necesita un minuto para meditar, es que quiere sentirse mejor a través de una actividad que lo calma y relaja.

Y tendría toda la razón. Ya que, en un estudio reciente del Departamento de Medicina Interna de la Universidad de Pavía, documento la reacción física y mental de las personas al recitar mantras y rezar. 

La investigación se llevo a cabo con 23 personas, a las que registraron diferentes respuestas fisiológicas mientras recitaban el mantra OM. Los resultados de su respiración, presión arterial, flujo arterial y electrocardiograma mostraron como en todos los casos, tenían una disminución de los niveles de estrés. Dependiendo de la persona, era una diferencia mayor o menor.

De esta manera, encontraron una prueba física de el porque muchas personas en el mundo usan palabras o sonidos específicos para relajarse. Entre esos sonidos, se encuentran los mantras budistas.

Un grupo extenso de palabras en sánscrito, la lengua sagrada del budismo, que se recitan varias veces con la intención liberar la mente y canalizar energía de forma sanadora. 

A parte de su color, elemento y energía cada chakra tiene un mantra que recitar cuando se quiere canalizar energía. Para el primer centro energético tenemos el mantra “LAM”, que corresponde a la nota Do en el sistema de notación musical. Con el poder de hacer que la energía física y volutad fluyan.

Seguido de la entonación “VAM” ligada al segundo chakra, que al estar activado nos da energía de adaptación. Este mantra corresponde a la nota Re. Si continuamos subiendo por el tercer chakra nos encontramos con el mantra “RAM”, con la nota Mi correspondiente y que nos da la energía de la estima.

El conocimiento de cómo entonar los mantras es extenso en entre los yoguis que enseñan esta actividad milenaria. Con esta práctica se activa la kundalini, la energía primordial.

De esta forma solo nos quedan tres mantras más, que empiezan con el chakra corazón, con un sonido caracterizado por la nota Fa y la palabra “YAM” en sanscrito. Al entonar este mantra, la energía del amor, la confianza y compasión fluyen.

El chakra de la garganta, tiene como mantra la palabra “HAM”, correspondiente a la nota Sol y con la energía de la inspiración y creatividad en sus ondas sanadoras. Por último, el sonido más conocido. El famoso “OM” representado por la nota La y con una frecuencia capaz de hacer que nuestra energía de la concentración y conciencia se alinee

Aunque hemos hablado de siete chakras, el séptimo no tiene sonido ni nota musical. Al igual que tampoco tiene elemento, ya que este centro energético se medita en silencio buscando la introspección y el crecimiento espiritual.

Cada día personas de todas partes del mundo buscan una forma saludable de mejorar su bienestar integral. El sonido y su poder curativo tiene la capacidad de transformar tu vida en todos los aspectos. Sin efectos secundarios ni peligrosos añadidos. Con este conocimiento Aural Zone ha creado un podcast en directo que puedes oir desde nuestra cuenta de Twitch. En el último capítulo hablamos sobre más datos interesantes referentes a los chakras y su poder sanador.

Referencia

https://www.bmj.com/content/323/7327/1446

Bernardi et al, 2001DOI: https://doi.org/10.1136/bmj.323.7327.1446

Alineación de conocimientos

Seguramente has escuchado hablar alguna vez de la alineación de chakras o la expresión repetir algo como un mantra. Hemos integrado prácticas milenarias en nuestro vocabulario. Aun siendo parte de nuestra vida en forma de palabras, pocas personas saben a qué se...

El número mágico es 432

La música es parte de la expresión humana. Desde hace miles años tocar instrumentos y cantar ha sido una actividad para conectar entre nosotros. Siempre ha sido una expresión cultural, un arte en el que plasmamos todo lo que somos y sentimos.  La creación y consumo de...

Lo infinito del agua

El agua es más de la mitad de nuestra existencia. Es bien sabido que no solo nosotros, sino también el planeta tierra está compuesto por más del setenta por ciento de agua. Sabiendo esto es lógico que el agua sea un tema importante en nuestras vidas. Por ello, muchos...

La Cimática también empezó con un Bang

Como decían en la famosa serie de televisión Big Bang Theory, “todo empezó con un bang.” Hace aproximadamente 13.800 millones de años sucedió el Big Bang. La Gran Explosión que fue el punto inicial en el que se formó la materia, el espacio y el tiempo. A día de hoy,...
1
Innovación en Terapia del Sonido
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?